AY, AYA, AYA, AY

por Carlos Cáceres

AY, AYA, AYA, AY

por Carlos Cáceres

 

Resueltamente

he querido entender lo que sucede.

 Ay, Ay, llla, llai, lla, lla llai,

cómo me gustaría.

Hay, allay, ayayay, Ayai, Ayai,

los charangos,

que no suenan

que no lloran,

que se amplifican

en un monótono

son

de mando,

son los leprosos

de la estética

revolucionaria.

Hay, ay, ayayay, alla, hay,

los que marchan

que no marchan

que no maman

que sin pies

que sin dedos

que la piel

que no negro

que sí rojo

que sin dios

que sin rocas

que de Rokha

que el puto fusil

malgastado.

 Hay, ayayay, hay, ayayay,

los charangos

que no suenan

que no sueñan

que se emboban

que babean

Sangre,

que no corre

que se espanta

que se entibia

que hierve

tediosa

en balas

prefabricadas.

 Hay, ay, ayaa, ayayay, allai,

que las balas

que las BALAS

que se salen

que no salen

que devuelven,

toda el agua

que sale de sus bocas.

 No, no, no, no, no,

Yo no quiero

que las mentes

que de tanto

acople

suturen

el pensamiento.

 Sé de un canto

que no cabe

que no existe

que se muere

que lucha

por lo eterno.

 Hay, hay, alla, ayayay, hay,

los charangos

se metamorfosean

de pájaros

roedores

se les cubre el lomo

de vellos

artificiales.

Hasta la victoria

Siempre y cuando

Pesen las campanas

Funerarias del poder.

De las manos

las líneas

mancas

del destino.

Mera

contracción

de piedras

que no levanto. 

 

Rumor de otros ruidos

 

De las manos

un grito

 

¿Cuántas llegan a tocarme?

 

Hasta la victoria

Siempre y cuando

Pesen los cocos

De la palmera.

 

En un grano de arena

reposa la memoria

de un mundo

Fungible.

Un grano de arena

se escurre

en el ombligo de una sueca 

Solo y mientras

el pecho aflija

seguiré cantando

el son de los poseídos.

 


Si tienes alguna critica, reflexión, duda, emplazamiento o propuesta escríbenos a surealidadfermentada@riseup.net

(su) realidad fermentada Es un espacio que busca disputar la hegemonía cultural e informativa que deriva del capitalismo patriarcal colonialista.

Arriba