…la desigualdad solo se superará cuando comprendamos que la igualdad no existe…

Entrevista a Araceli Cantora

Araceli Cantora es una compositora, e intérprete musical de guitarra fuerte, voz grave, de palabras decididas y desafiantes. Que lleva más de una década convirtiendo crónicas en canciones contando historias y experiencias, en su voz la voz del descontento, de la crítica al sistema, de los vecinos que cortan la calle, de las barricas, y especialmente de lxs que luchan.

Durante el 2019 Lanza su Disco Micro que es un reflejo del descontento social que lleva toda una historia instalado en el país. Micro no solo es un llamado a la memoria, sino también a la acción que cada unx en sus infinitas formas puede realizar.

A continuación, compartiendo desde lugares lejanos, pero no distantes Araceli Cantora nos comparte su opinión.

Preguntas rápidas respuestas cortas:

¿Cuál es tu palabra preferida?

Kütral (fuego)

¿Una palabra que detestes?

Psiquiátrico

¿Una conducta Humana que te emocione?

Compartir comida

¿Una conducta humana que te irrite?

Castigar

¿Un sonido que ames?

El del agua, sea lluvia, rio, mar, gotera XD

¿Un sonido que te desagrade?

El timbre del metro

¿Un oficio que pudiste haber tenido o aún no ha sido?

Enfierradora

¿Un oficio o trabajo que jamás aceptarías?

Ser policía


Su realidad fermentada: Con más 15 años de carrera, el Disco Micro e innumerables colaboraciones musicales. ¿Qué le diría la Araceli de hoy a la Araceli que se iniciaba en la música hace un poco más de una década?

Araceli Cantora: Deja de llorar… igual la abrazaría eso sí.

Al escuchar tu disco Micro, y especialmente el tema “Revuelta en el valle” uno rápidamente se moviliza a la calle, a esos espacios de lucha social, de enfrentamiento, compañerismo, y rebeldía. ¿Cuál ha sido el impacto de la revuelta social de octubre 2019 en tus creaciones? Considerando, además, que tu disco se pública en este escenario de alta tensión social.

La música es como viajar en el tiempo quizás, las canciones sean decretos a partir de memorias. La revuelta de octubre y el descontento social mostrado a nivel mundial durante el 2019 solo es manifestación de lo podrido que esta el extractivismo y sus lógicas competitivas. El disco Micro es fruto de ese mismo descontento que se venía palpando hace años en las calles. En la creación contemporánea poco que decir a modo personal, la verdad ha salido canciones hermosas de compas que sin saber muy bien lo que hacen sueltan sus temas con la producción hechiza de la casa o la grabación de celular, pero que sus letras urgentes dejan entre ver la posibilidad que tiene el arte de propagar las ideas y los sentires de libertad.

Siendo un secreto a voces que la escena musical nacional e internacional es altamente machistas, dónde se han expuesto innumerables casos de músicos y productores por abuso sexuales, impulsado por la fuerza arrasadora del feminismo nacional e internacional, ¿cómo ha sido tu historia dentro de la escena musical antes de la nueva oleada del feminismo? y ¿cómo es ahora?, ¿qué te ha aportado a ti o a otras creadoras?

La industria en todas sus manifestaciones está sujeta a lógicas patriarcales; sin embargo, la escena es amplia y la verdad me ha tocado lidiar con distintas instancias unas más incomodas que otras; es por ello que la cantora pule su personalidad, a veces torpe o violenta, manifestando lo que le incomoda puesto ha sobrellevado todas esas violencias siendo algo más que tan solo una sobreviviente. Por otro lado, el feminismo es epistemología interesante y urgente, pero que en la práctica política deja harto que desear la verdad. Hoy es un discurso que vende bastante y el mercado hábilmente ha cooptando estas luchas, así también paso con el veganismo. Pese a ello, confío en que agudizaremos nuestro quehacer cotidiano para cambiar de forma y fondo nuestras existencias. Los feminismos elitistas siguen encerrados en sus cúpulas de amigas y amigos feministos haciendo encuentros, seminarios y talleres; creen enseñarles a les demás lo que a una le ha pasado por la piel.

Luchín, es sin duda un himno transgeneracional, que nos hace recordar la fragilidad, y el desamparo, en el que viven cientos de niñes a lo largo de este territorio llamado Chile. Cuando escucho el cover que haces, ¿me pregunto si hay un Luchín que viene a tu cabeza? Si crees que podremos superar las desigualdades, y cuáles crees que son los medios o herramientas para lograrlo.

Cuerpecitos trabajadores de niñes (12 años) que venden chucherías a turistas arribistas en poblados fronterizos, la mirada del hambre, el brillo de la esperanza en la existencia en medio de la incertidumbre, la droga del progreso y el golpe castigador. ¿Qué si viene un Luchín en particular? no creo, he visto tanta miseria que no alcanzo a figurar tan solo un rostro.

Creo que la desigualdad solo se superará cuando comprendamos que la igualdad no existe. Somos distintes, ahora bien, respecto a las necesidades materiales el mercado y la industria han determinado tan solo una vida, esa vida hegemónica a la cual no todos podemos acceder es el negocio sustentado por los massmedia y la política pública de gobiernos corrompidos y endeudados. Es ahí la problemática, nos despojaron de nuestros saberes, nuestras medicinas, nuestras escuelas/universidades, nuestras tecnologías, nuestras existencias trascendentales encadenándonos al falso confort de una ciudad que inunda con cemento todo lo que ve, esclavizándonos a consumirlo todo.

A los colonizadores especuladores: Que se quiebren sus estructuras, que se queme su falsa justicia, que se ahoguen sus policías y que se olviden todas sus estrategias militares. Acá no necesitamos sus nuevas jerarquías para que nos digan que hacer. Respeten nuestra tierra nuestra memoria. Acá no queremos sufrir por sus expectativas, acá sabremos volver lento por el camino de la muerte sembrando en cada paso que damos atravesando la lluvia.

¿Quisieras dejar algún comentario para las, los y les lectores de nuestra revista?

Abrazos pal piuke (corazón) indómito. Explotemos cada unx en su lugar y a su tiempo.

(su) realidad fermentada Es un espacio que busca disputar la hegemonía cultural e informativa que deriva del capitalismo patriarcal colonialista.

Arriba