hater, netflix

Hater: amor, bots y política

Discursos de odio en internet y auge del fascismo

Hater es una película del director polaco Jan Komasa recientemente publicada en Netflix. Como muchas otras de la plataforma es intrascendente, sin embargo, cumple con todo lo que promete. Es un thriller polaco ágil y entretenido un poco oscuro quizá capaz de instalar algunas ideas poderosas en torno a la sociedad de masas, la política, las élite, la decadencia de Europa y el desarrollo de los discursos de odio como agentes movilizadores en la actualidad. 

Historia

La premisa de la película es directa Tomasz Giemza (Maciej Musiałowski), es un joven polaco proveniente del campo que viene a la ciudad becado por una familia de la élite progresista de Varsovia para estudiar derecho, la narración parte con Tomasz siendo expulsado de la universidad por plagio, en esta escena el protagonista nos muestra parte de su mundo interior mostrándose frágil frente a la humillación que está viviendo en manos de sus profesores. Este aspecto será una constante a lo largo del relato, de una u otra manera la sociedad se encarga de enrostrarle al chico que no es tan bueno, que su origen pobre lo hace menos que el resto, que no tiene valor en el mercado laboral o que no es nadie para aspirar al amor de Gabi (Vanessa Aleksander) hija de la familia adinerada que acoge por lastima a Tomasz; de cierta manera se llega a entender que la única manera de alcanzar el privilegio deseado sea por medio de las mentiras, el engaño o de perseguir controlar la vida de una manera omnisciente y es precisamente ahí en el desprecio que siento hacia los cuicos donde casi llego a empatizar con el jovencito de la película hasta que este comienza a desarrollar su lado más sociópata y te das cuenta que nada bueno saldrá de la oscuridad que lo envuelve. Finalmente el resto de la película es una vorágine de una insaciable búsqueda del control a través de la manipulación, utilización de las personas, y planes retorcidos en el mejor entorno para esto: el internet y la política. 

Élite, poder y odio

En el contexto actual de la geopolitica Europea, Polonia no es un lugar cualquiera, es uno de los principales impulsores de la corriente llamada euroescepticismo que en palabras simples es un movimiento político y social de ciudadanos europeos que quieren dejar de pertenecer a la Union Europea. Por otro lado es uno de los países donde las ideas de extrema derecha han calado hondo logrando movilizar a la sociedad de forma masiva en las calles en torno a consignas como: “La Europa blanca de los pueblos hermanos”, “Europa será blanca o despoblada”, “¡Polonia pura, Polonia blanca!”, “Muerte a los enemigos de la patria”, “Oren por el holocausto islámico” , “Refugiados, fuera!” Y «A golpe de martillo, a golpe de hoz, acabemos con la gentuza roja” .

Este contexto es el telón de fondo de la historia de Tomasz quien administra cuentas bot de redes sociales de ultraderecha que alimentan una cuenta pro islamofobia para contrarrestar la campaña por el municipio de Varsovia de un político progresista a favor de las políticas comunitarias de la Unión Europea. El conflicto entre la élite europea y los sectores nacionalistas del pueblo polaco, es representado a través de la tensión entre la familia Krasucki parte de la élite progresista y el mismísimo Tomasz.

El ejercicio del poder, la riqueza obscena y el excesivo privilegio producen una alienación con respecto a la realidad social de los otros de parte de las elites, lo podemos ver en otras películas como Parasite, en los argumentos que llevan a Trump al poder debido a la desconección del partido demócrata con el sentir del ciudadano promedio estadounidense o en las desafortunadas declaraciones de los políticos chilenos que antecedieron el estallido social de octubre en 2019. Esta falta de sensibilidad se traduce en constantes humillaciones hacia ciertos sectores desfavorecidos de la sociedad que acumulan y acumulan pasiones, odios y frustraciones. Este es un poderoso caldo de cultivo para la proliferación de narrativas que movilicen a través del miedo al otro, y el sacrificio de la libertad por la seguridad, en otras palabras a la expansión del fascismo.

Opinión final de la película Hater de Netflix

Hater brilla por abordar temáticas complejas con soltura sin necesidad de comprometerse con los extremos, burlándose de ambos gracias a un Tomasz que transita inconmovible por un camino propio decidido a reducir a cenizas el viejo orden si es necesario para alcanzar sus metas. En definitiva Hater es una pélicula totalmente recomendable para pasar el rato y quedarse con algo más para reflexionar sobre este mundo en debacle.

Trailer oficial The Hater

(su) realidad fermentada Es un espacio que busca disputar la hegemonía cultural e informativa que deriva del capitalismo patriarcal colonialista.

Arriba