Impredecible; realidad

Los últimos meses en Shile, han dejado una esquirla en cada uno de nosotres, un fragmento negro y doloroso. Incrustación que nos quita el sueño y nos acompaña en la vigilia. Parasita con cada uno de nuestros movimientos, pensamiento y planes. Está en todos lados y a la vez en ninguno. Pareciera ser la “nueva” condición de vida. La incertidumbre, esta ahí, en cada discurso y conversación, es el punto final a cualquier premisa que se aventure hacia el futuro. Aniquila cualquier certeza que se haya tenido anterior a ese 18 de octubre. Y si a eso sumamos la tan publicitada pandemia.

El colapso del mundo en el que vivíamos es inevitable, para que mencionar a la zona de confort cuando todo lo que hemos sido, vivido y soñado está a punto de ser absorbido por un hoyo negro.

 Solo queda entregarte y decir «pero, ahora todo es incierto» y seguir viviendo; nada más paradójico. Son innumerables las veces que se escucha esta palabra el último tiempo la incertidumbre, no se piensa, se siente y esa sensación es miedo. Está en todos los noticiarios, conversaciones, diarios, twiter, RRSS en general. Y sí, es verdad que nuestra silenciosa normalidad se ha perdido. Pero, realmente nos encontramos navegando en el océano de lo desconocido, parados en el abismo de la incertidumbre. Acaso ahora la incertidumbre, es otra, distinta de la que estamos sometidos diariamente cuando tomamos una decisión a nos arriesgamos en algún negocio o acción, y más aún esta incertidumbre de los hechos que son imprevisibles, abruptos, accidentes que nos obligan a cambiar y replantearnos nuestra vida ¿ya no es la misma?

Psicología e incertidumbre

Algunos psicólogos son audaces en señalar que nuestra vida es una exposición permanente a la incertidumbre, que lo raro e incierto son más frecuentes de lo que nosotres creemos, que son el día a día en nuestra vida. Que la incertidumbre es una galaxia de posibilidades desconocidas con las que interactuamos con enigmática naturalidad. Todo gracias a que nuestra biología nos lo permite, tenemos la capacidad de interactuar con lo desconocido y hacerlo conocido, incluso predecible, esto nos permite navegar con tranquilidad en el mar de lo incierto. Nuestra biología, nos proporciona la capacidad de organizar nuestro entorno, hacerlo predecible, es por esto que el ser humano se aferra de forma natural a este mundo conocido, previsible, ya que ha organizado su forma de actuar de acuerdo a lo que predice que va a pasar o van a hacer los otros. Sin duda, vivir en la incertidumbre, es algo muy costoso para nuestro organismo, y por lo mismo se encarga de invisibilizar la incertidumbre. “A medida que nos convertimos en adultos, solemos hacer las mismas cosas y esperamos resultados que nos son familiares. Esto nos produce una sensación de control que aporta calma, aunque ya hace tiempo estemos aburrido con nuestra vida” Actuamos como si fuéramos capaces de vaticinar lo que vendrá, asumimos créditos de 20 o 30 años plazo, aspiramos a tener estabilidad perpetua, amor para siempre, etc. Pero, acaso no es este afán de predecir el futuro, de encadenarnos a lo conocido, de querer tener el control, lo que hoy nos atormenta. Allison Carmen, escritora, señala: “Los seres humanos tienen una asombrosa capacidad para olvidar que una de las pocas certezas con las que pueden contar a lo largo de la vida es que esta va cambiando”. Es así, que cuando las cosas dan un giro inesperado, tendemos a sentirnos abrumados por la incertidumbre. Sin reconocer que la realidad es la incierta y que estamos preparados para responder a ella, se ha demostrado que, en situaciones inciertas, se potencia la creatividad. Sin embargo, el apego a lo conocido es aún más fuerte. “Del mismo modo que el conductor que realiza siempre la misma ruta corre el riesgo de dormirse por falta de estímulos y sufrir un accidente. Enfrentarse a situaciones graves nos impulsa a sacar lo mejor de nosotros mismos, ya que nuestros cinco sentidos están puestos en aprender de ese mundo desconocido”. Si, lo pensamos desde esta perspectiva pareciera que la incertidumbre le aporta a nuestra vida, creatividad y frescura. Pero, nos negamos a ella como si, la incertidumbre fuera la niebla en el horizonte que limita nuestra zona de confort. Pero si mejor, pensáramos que hay cosas que no tiene una explicación racional, y así, en vez de tratar de controlarlo todo, es mejor estar dispuesto a esperar lo inesperado. “si aceptamos que la vida es cambio y una sorpresa constante, sabremos navegar en el torrente de nuevas posibilidades que nos lleva al futuro”

Filosofía de lo incierto, el peligro en lo conocido

El auto nombrado filósofo de la incertidumbre Nassim Taleb, pone acento sobre la aleatoriedad de la realidad empírica, poniendo en duda nuestras interpretaciones sobre la misma, él reconoce que la biología empuja al ser humano a creer que el mundo es menos aleatorio de lo que es. “…la platonicidad es el sesgo mental, que nos hace pensar que entendemos más de lo que realmente lo hacemos…” Según el autor las teorías científicas, novelas, y obras artísticas son el producto de nuestra necesidad de reducir las dimensiones e imponer cierto orden a las cosas, sirviendo como modelos de la realidad previsible. Es así que ocupamos el conocimiento como terapia, como estrategia curativa contra la incertidumbre. Taled inserta la idea del empirismo ingenuo, que no es más que la tendencia natural a fijarnos solo en casos que confirman nuestra historia y nuestra visión del mundo. Confiamos demasiado en lo que vemos y/o sabemos, olvidando que es solo una parte de los hechos. “¿Podemos adivinar el peligro de un criminal sólo con observar lo que hace en un día corriente?” Esta pregunta pone en evidencia la limitación de nuestro aprendizaje a través de la observación o la experiencia y la fragilidad de nuestro conocimiento. El apego a la ilusión de predecir, castra nuestra imaginación y nos empuja a limitar la de los demás en algo así como un autoengaño, y no es el único. También Taleb evidencia que los seres humanos atribuyen los éxitos de sus actos a sus propias habilidades, mientras que los fracasos son responsabilidad de la aleatoriedad. “Cualquier reducción del mundo que nos rodea puede tener unas consecuencias explosivas, ya que descarta algunas fuentes de incertidumbre, y nos empuja a malinterpretar el tejido del mundo”, tal como señala el filósofo, la mente es una magnífica máquina de explicaciones, capaz de dar sentido a casi todo. Hábil para ensartar explicaciones para todo tipo de fenómenos, pero generalmente es incapaz de aceptar la idea de que algo es impredecible.

El principio de incertidumbre

Un ejemplo paradigmático para las ciencias es el principio de incertidumbre del Físico W. Heisenberg, este expresa que es imposible definir con exactitud simultánea la posición y velocidad de un electrón; en otras palabras, solo pueden determinar donde está el electrón, ya que, al medir con precisión la ubicación de este se afectan sus magnitudes conjugadas; en este caso su velocidad y/o tiempo, y viceversa. Esto ocurre, no porque a los físicos le falten inecuaciones o herramientas para determinar con exactitud la velocidad y posición de un electrón, sino porque es una restricción que impone la propia naturaleza. En síntesis, del principio de incertidumbre de W. Heisenberg se puede decir que pone en evidencia la limitación de conocimiento humano, ya que, podemos tener cierta certeza de algunas partes de los sucesos, pero no de todas y esa es la incertidumbre. Este principio ha impactado profundamente nuestra comprensión sobre el universo, impulsó el abandono de la teoría del DETERMINISMO como forma de explicar el cosmos, además de otras profundas transformaciones. Al reconocer la incertidumbre se generó una transformación que modernizo la física y otras ciencias. Imagina lo que la incertidumbre puede hacer por ti.

Para más información:

Libros:

  • Nassim Nicholas Taleb: “El cisne Negro: el impacto de lo altamente improbable”, Ediciones Paidos Iberico. S.A 2007.
  • Allison Carmen: “La ley del quizás: manual sobre los aspectos positivos de la incertidumbre…”, Ediciones Urano, 2015.

Web


Si tienes alguna critica, reflexión, duda, emplazamiento o propuesta escríbenos a surealidadfermentada@riseup.net

(su) realidad fermentada Es un espacio que busca disputar la hegemonía cultural e informativa que deriva del capitalismo patriarcal colonialista.

Arriba